Visión de Nueva York

(A Federico García, poeta en N.Y.) Nueva York: vidrios y aceros, semáforos, inmensas avenidas, gente que se desconoce, cubos de basura en Harlem,, un negro boca abajo sobre la acera y previsiblemente muerto. Nueva York: ciudad inmensurable, donde nadie diría si debajo de todo eso y subterráneamente habita el Hombre. Nueva York: lavanderías que regentan […]

A Lesbia

(Traducción de Catulo) Mi mujer dice que prefiere desposarse conmigo más que conninguno, incluso aunque se lo pidiera el mismo Júpiter. Así ella lo dice: pero lo que a un amante apasionado dice una mujer, escribirlo conviene en el viento, y del agua en la rápida corriente.

Al alba

(Homenaje a Jorge Guillén) Ya claridad. Amanece. Surge ya en horizonte un nuevo sol. Aún pespunte de noche y día permanece. Equilibrio. Claror dice a los aires su ruptura: Vence al fin en la balanza madura luz. Andanza incierta que el día inaugura con su luz, ya tan segura.

El amor y el otoño

Ya caía la tarde, recuerdo un leve velo de sol que te ocultaba el rostro, aquella luz dorada, inmóvil. Declinaba la tarde –era el otoño– y si mal no recuerdo, nuestro amor. Salíamos de ver una película –no me creáis– de Rosellini. Todo parecía igual –pero tampoco me creáis– a otros días. Sentados en la […]

Envío

Por la mar de Melilla, por la mar. Por la mar van mis sueños, por la mar. Como barcos veleros, por la mar. Como blancas gaviotas, por la mar. Por la mar van mis besos como aladas gaviotas por la mar hacia ti.

Muchacha que me miras y que miro

Muchacha que me miras y que miro, instante en que se cruzan tus ojos con los míos, fugaz momento, eléctrica corriente. Muchacha que me miras y que miro, sábelo bien; jamás como este instante volveremos a vernos. Cruzas la calle, yo aprieto el paso y te pierdes y me pierdo entre la muchedumbre anónima y […]

Poesía y delito

Soy poeta convicto y confeso –y no me corro– de haber perpetrado algunos versos con nocturnidad y hasta alevosía. Soy poeta convicto y reincidente –y no me corro– porque no el arte el amor me hizo ser de las musas delincuente.

Meditación

(Homenaje a J.L. Borges, con reparos) Esta veloz mañana de domingo ha durado ya eternamente. He permanecido frente al pórtico de la iglesia mudéjar contemplando incansable su breve y remota arquitectura. He leído, he meditado, he avizorado los azules y ocres de esta breve y compacta mañana de domingo. Así he permanecido largo rato, hasta […]