Saltar al contenido

No podría pensar en ti

    NO podría pensar en ti
como pienso en los viejos buques abarloados
con sus tristes motores podridos de herrumbre.

   No podría pensar en ti
y decirte que el invierno se asemeja a un acuario
de peces inflamados flotando a la deriva.

   Qué delgada magnitud, qué memoria:
todavía insepulta entrégase con mecánica distracción
a la tarea primordial de limarte los pómulos.

   Si pienso en ti
es sobre un cielo invertido,
a modo de cielo negativo
con dos pómulos grabados al fuego,
dos pómulos que estáticos ardieran.

   Pero no puedo pensar en ti
y pensarte lo ojos.
Porque entonces pienso tus ojos simplemente.
Tus ojos sin mirar detrás de tu mirada,
bastándoles para ser unos ojos
la cinta de calor de su forma,
apenas sostenidos en la intención de ser,
derivando solos en la noche de sí mismos
para negarles certitud a quien los mire.
Publicado enPoemarPoemar 8

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.