Saltar al contenido

Deléitome

   DELÉITOME graznando un poco y toso
cuando suben suben de la tarde
los ardores toscos como guantes colorados
en la hora entre las horas: el café.

Y la zumbadera atónita que escancia
de lo comprimido ese espacio hacia ti
(mientras, farfullo: hebras en los dientes)
son mis palabras —y grazno— felices
y tanto lo son que toso, un poco
por ti, un mucho porque me muero
                  (pero no pronto...)
Publicado enPoemarPoemar 8

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.