Saltar al contenido

De pronto

A Nacho Gil, músico

   DE pronto, hermosamente discreta,
en medio de unas palabras
un tanto agridulces, salta
una flauta encendida.

   Como un meteoro o
como una luciérnaga,
la flauta es un rayo
que en la piel del aire
traza un bosque de esbeltos almeces.

   ¡Oh flauta, alucinógeno divino!,
¡oh conjuro de contenido empuje!

   A la manera de la joven y fresca amante,
o del grato crepúsculo de la tarde,
tan viva por suponer la muerte.
Publicado enPoemarPoemar 8

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.