Saltar al contenido

Cultivo de margaritas

En cuanto al método aceptado comúnmente
de fabular una desdicha o desmembrar
las florecillas desvalidas el insigne
grupo de asociados recomienda
fumar tabaco rubio y por supuesto
tener a mano siempre un alma
de mechero
          por si acaso
vespertinas burbujean las arterias
cuando se anda por el barrio antiguo
de la ciudad bajo el crepúsculo
        y se presiente
que es buen momento para incendiar
un poco
       la avenida
donde el suave fresco de la tarde terminal
induce a cantar como los cisnes
o a alguna otra
          palpitación
amaestrada
en la que no es difícil ejercer
la pesadumbre.
Publicado enPoemarPoemar 8

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.