Saltar al contenido

¡No tenemos palabra!

Hoy, no tenemos palabra, no somos serios, no hay formalidad, no cumplimos los compromisos… son expresiones que se oyen con frecuencia. También nos dice:
—No hay educación, no cedemos la acera a nuestros mayores, etc. Es cierto. No sabemos conducirnos. Nos conducen. Y si el hombre fue la medida de todas las cosas, más tarde se siguió creyendo medida de algo; hoy no se le cree ya medida de nada. Los filántropos sentimentales que no racionalistas, se pueden levantar contra mi tesis del hombre. Pero, no hay miedo… ¡están calados! El predominio de las ciencias está haciendo que el hombre casi sienta vergüenza de serlo. Ante la impotencia de ser hombre, de hablar, de comunicarnos, nos refugiamos en la masificación. Hablamos por boca de otros. Nuestra palabra individual la hemos perdido… Hablamos a borbotones.
O sea… No sé… Bueno que… La palabra es nuestro sentimiento, nuestro pensamiento, Hoy no hablamos. Yo diría que somos hablados, volviendo la oración por pasiva. La conversación llena, la tienen muy pocos. Los afortunados son muy celebrados. Cuando alguien habla bien, se le mira como algo alucinante, ¿verdad? ¡Con lo sencillo que es!
No hay sino pasar de la palabra testimonio y comprometida a la autenticidad de tu mensaje y acción. La protesta es, en todo caso, un modo de alienación o como dice mi amigo E. Montale es casi materia de arte. También podía ser pataleo a escala industrial… J. Giraudoux nos dice que la crisis actual se debe a: la falta de hombres que piensen. Yo diría que la crisis, consecuentemente, está en la falta de hombres que hablen, que empleen la palabra no desacreditada, que nos traigan un consuelo a este evo moderno. Estamos ante una generación que ya no sabe creer en nada. Lo hemos arrasado todo. La palabra de verdad es un obstáculo. La razón y la palabra la hemos jubilado frente a una ciencia renovadora y cambiante…
¡Busquemos la palabra!

Publicado enColección PoemarEl hombre perdido

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.