Saltar al contenido

No somos iguales… ¡No señor!

Hoy tengo tal bullicio, tal ruido en la cabeza por culpa de las ideas, que no sé cómo hacer para que se callen. Delante de mi pasan recuerdos de lecturas recientes y me pregunto por qué no habré nacido como un Torrente Ballester, capaz de escribir ese Filomeno, a mi pesar, donde con una propiedad cervantina se nos narra la vida de un hombre insulso, pero que llega a ser eso… ¡un hombre!
A mí me gustaría, también, parecerme a Marguerite Yourcenar, autora de Opus Nigrum y atreverme a enfrentar la vejez de la Edad Media con el paganismo renacentista. Hoy gritamos cosas parecidas, pero no quemamos a Miguel Servet y así parecemos mejores ¿no?
¡Dios, nuestro señor! ¿Y qué me dicen Vdes. de Jorge Luis Borges? A este hombre sí que lo envidio yo. Tiene ética hasta para plantarnos un bosquejo como inmortales. ¡Qué ilusión! A mí me gustaría exponer temas como él lo hace. Por ejemplo: el efecto que causaría la inmortalidad en los hombres. Cuando recuerdo estos libros, ahora me ocupo de El Aleph, me estremezco y noto mi mediocridad. ¡Que nadie me diga que somos iguales…! ¡que no! Supongo que alguien se habrá tropezado con El amor en los tiempos del cólera de G. G. Márquez, donde se dice: …es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites. ¡Hay que ver Dios mío, qué capacidad de eternidad alcanza el amor! Creo que aun cuando se desprendan destellos de escarcha invernal, podemos estar reventando de ganas de vivir y de amar. Señores, yo me veo muy diferente a esta clase de hombres. Soy la raíz cuadrada de esta hombría. Como contraste a esta fuerza me viene a la mente lo que J. Rulfo nos cuenta en su Pedro Páramo. El llanto, la muerte y la soledad están exquisitamente expresadas.
Son la mejor conjugación entre Significante y Significado, lingüísticamente hablando. En fin, hay más como El Unicornio de M. Mújica, El nombre de la rosa de U. Eco, libros y creadores que destruyen el paradigma tan predicado de que somos iguales.
¡Pues por eso, ni hablar!

Publicado enColección PoemarEl hombre perdido

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.