I

No hay sueños espantosos

Cada sueño
hasta el que más asusta es como un despertar feliz
des espantoso sueño sobre el barco de esclavos
que soñamos toda la noche desde por la mañana hasta el anochecer
mientras durante el día
desde la caída de la noche hasta el amanecer
vivimos nuestros corrientes destinos humanos.

                 II

Con un amigo
(en aquellos felices tiempos previos al embarque)
quedamos en visitar 
cierta exposición de gatos

Le esperé 
en un lugar algo desierto
para ser la metrópoli en la que vivíamos
y desde lejos vi cómo llegaba

En ese momento tropezó 
cayó con el rostro en un charco
que había quedado allí
                       tras la lluvia
y antes de que alcanzara a levantarle o prestarle
                       cualquier ayuda
sin hacer un solo movimiento se ahogó

Desperté con el terror
al nuevo sueño del barco de esclavos
así que tuve ocasión de sopeśar
quién de los dos 
estaba en mejor situación

                 III

Pero la mayor parte de las veces
realmente cada noche
estoy contigo mi pequeña
mi amor

Vivimos juntos
en las ciudades más extraordinarias
en los lugares más fantásticos
felices a veces
preocupados otras
como si en resumidas cuentas nada hubiera pasado

Pero hay una cosa que me resulta difícil de descifrar
Por qué cada noche 
(en realidad cada día)
nos mudamos
a una casa nueva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.