Saltar al contenido

La madrugada se nos asoma

      LA madrugada se nos asoma en el penúltimo cigarro,
mientras, el tiempo nos transcurre
a golpes de música enhebrada en humo.
El humo, hacedor de recuerdos...
La noche es una fiesta de palabras.
      Pero dime otra vez cómo eran,
háblame de sus manos blancas,
háblame de su rostro,
háblame de sus ojos como mundos,
de su profundidad de estrellas,
sus labios cautos.
      Déjame embargarme de esa pez que me ata,
déjame que te diga amigo,
déjame que sueñe contigo
su voz, su sonrisa, su azul cristal de movimientos.

                                               (Inédito)

Publicado enPoemarPoemar 5

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.