CREYÉRONSE los enfermos sus historias
y las reiteraron extraordinarias anacrónicas.

Enfermos
creíanse sus propias historias
y las reiteraron extras,
ordinarias y anacrónicas.

Creyeron
ser los enfermos sus historias
y las reiteraron
      reiteraron
      reiteraron

hasta consolidar el dogma,
un elemental brillo en sus estúpidos ojos
anacrónicos.

(Inédito)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.