Saltar al contenido

Tus labios jamás besaron…

Tus labios jamás besaron los pétalos cándidos del mar
bajo el perfil vago del océano.
Jamás tendiste la mano al sol henchido del crepúsculo.
No sentiste nunca el melancólico son de las golondrinas dulces.
Nunca acariciaste la trémula y virginal mota de rocío.
Jamás tus pies se posaron en el camino de escarcha
que se abría paso con la aurora pura.

……………………………………………………

Cuando te encontré,
colgabas en el vértice de la luna tus anhelos falsos,
y vagabas, disimulando, en el brillo de las estrellas,
y suspendías en el norte del agua tu perfume arrebatado.

……………………………………………………

Sólo así emergías de la bruma que te atosigaba el alma,
sólo así tu pecho inhiesto exhalaba los clamores
que te eran fieles.

……………………………………………………

Ahora que has llegado aquí, a derramar en mi lecho
diminutas lágrimas leves, oxidados lamentos lejanos;
vuelve a ser la fugitiva niña que se perdía en la oscuridad
del bosque,
vuelve a correr tras la mañana huidiza,
vuelve a recordar los nombres enamorados.
Busca en los portales secretos el amor que abraza.

Publicado enPoemarPoemar 2

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.