Saltar al contenido

De tus ojos

   DE tus ojos gotea el sol de Oriente,
y a tus labios arriba el Sur perfumado.
Mujer frutal que en mi lecho te abandonas
como un río que trae ahogadas lunas en celo.
tal vez ya nunca despliegues
tu asombro de azafrán sobre los astros,
y desolvides este amor ahora eterno
para tornar al mundo ajeno y distante.
Cuando decidas fijar tu residencia
en el duro mármol luminario,
y dejes rodar por tu espalda,
vistiendo tu mejor desnudo,
al último alba, el peplo sencillo,
quedará el mundo con las manos en la sombra,
serás al fin emblema de fronteras.
Nada detendrá —aun tus besos dirán lo contrario—
tu destino de ser alegoría de la nada.
Publicado enPoemarPoemar 8

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.