Saltar al contenido

Cualquiera sabe ya

Cualquiera sabe ya que el hombre es sólo un organismo
de profundas,
tornadas convicciones en frívolas permanencias de hipopótamo,

en transplantes oscuros repulsando escalofríos.

No obstante, a veces, su estructura vibra,
se tambalea en manifestaciones de proximidad a conjunto
o por singular síntoma
de simple res                  hipocondríaca.

Cualquiera puede suponer su situación de no suicidio,
sus tolerados vínculos
aunque diplomático caracol consienta
idolatría en trámites sumisos
                              cuando añade
constitución al individuo
                          como suave siervo ser sociable.

Y no obstante, a veces, con precisión fulgura,
esplendor restablece si renovado actúa,
o se conforma en confortables
                             butacas donde
digestivamente reacciona
en arquetipo              y muere.

Mas acaso cualquiera en réspice abandone
sus estancias nimbadas de héroes muertos,
                                         la flor
cuyo plástico decora el tibio jardín de su costumbre
porque química, entonces, mente accione
desconcertados periplos para sospechar
                             y arriesgue
                             y la memoria del hombre
aliente
       sin retrógrada, ni cristiana, ni trascendente
creencia
                          que lo justifique.
Publicado enPoemarPoemar 8

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.