Saltar al contenido

Yo la dejaba así

   Yo la dejaba así caer inesperada
Sobre esos chopos altos que cercan el camino,
Sobre ese joven rápido que eliges para ti,
Sobre mí, aun a riesgo de quedar empapado.
Es agua limpia, mira, fíjate bien que nadie
Podía sospecharla en un mes como éste
Y a goterones recios se hunde en el paisaje
Y procura encenderme de intimidad por dentro.
Yo que tú la dejaba así a la lluvia
Caer tal cual nos coge, sin poner resistencia,
Dando un brillo sereno al corazón del hombre.
Y es que quizás convenga esta lluvia rarísima
Que me distrae ahora de tu presencia eterna
Y me haba en un lenguaje irresistible. Mira,
Mírala cómo cae sobre tu amor acostumbrado,
Así, tan fácilmente, invadiéndome de gracia
Y dejándome otro tono con que darte mi vida.
Publicado enPoemarPoemar 6 y 7

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.