Saltar al contenido

Qué ha quedado del verde

¿QUÉ ha quedado del verde?
¿Qué ha quedado del lirio y del acanto?
¿Qué fue de la sonrisa azorada y el beso 
que azoraba a la risa llameante en los labios?
¿Qué fue del vino y de su geometría 
de alas y delfines? ¿Qué de tanto
deseo consumido en las palabras?
No volveré a cantar los elegíacos
himnos de juventud... Por ella he sido
condenación y fuego, el simulacro
de un contrato de sangre y alma y tiempo
con un demonio triste y fracasado
que llamo olvido... Repito la leyenda
como emblema podrido y en el acto 
anacrónico surge el mito, el eco
impío, aterrador... Solo y cansado
acabo estos poemas que he escrito 
por salvarme del tiempo, como Fausto.
Publicado enPoemarPoemar 6 y 7

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.