Saltar al contenido

Agua

El orín en las flores de hojalata
adquiere un tono líquido, asesino
de manos, de relojes, de banderas
de vidrios reflejadas en las fuentes.

Abrid compuertas dando paso al aire
impuro en las olas grises como témpanos
abiertos en la flor del manantial.

Muerte… Muerte. El amor subiendo a flote.

Silencio; ved el agua, madre y cenit,
anegar los perfiles de la sombra
hecha jirones de sol como labios.

Y el agua cubre todo en un segundo.

La mano queda hundida y un nenúfar
emerge sólido, sereno, libre.

Publicado enPoemarPoemar 3

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.